Reglas como la 144A están diseñadas para obtener efectivo mediante fuentes de financiación con terceros menos costosas, haciendo que sea más fácil para las compañías participar en grandes inversiones.

     

    Aunque el proceso de emisión de una oferta privada de valores en el mercado internacional bajo la regla 144A de la Ley de Valores emitida en Estados Unidos en 1933 parezca larga y compleja, hoy en día se evidencia como una buena opción de financiamiento para las empresas colombianas con oportunidades de crecimiento y expansión, puesto que permite el acceso a los mercados de capitales internacionales de una manera relativamente sencilla y sin requerimientos de reportes recurrentes y estructuras de gobierno corporativo sofisticadas, entre otros.

     

    De acuerdo con la experiencia de KPMG, para lograr tener un resultado exitoso en un proceso de oferta de valores se aconseja seguir los siguientes pasos:

     

    1. Asignación de recursos. Una buena práctica consiste en asignar a un líder del proyecto que tenga disponibilidad y conocimiento profundo de la empresa, quien será el encargado de coordinar a las personas que tendrán que involucrarse a lo largo del proceso.

     

    1. Creación del grupo de trabajo. La experiencia de los integrantes será fundamental para lograr el éxito. Generalmente el grupo de trabajo se compone por:
      1. Intermediarios colocadores
      2. Abogados de la compañía
      3. Abogados de los intermediarios colocadores
      4. Auditores externos
      5. El equipo de la empresa, con especial énfasis en la dirección de finanzas

     

    1. Elaboración de un plan de trabajo detallado. Se debe tener una expectativa realista en cuanto a los tiempos para la preparación de la información que se necesita para la transacción. Las Compañías que cuentan con mayor experiencia en este tipo de proyectos logran hacer su emisión en 3 meses, pero si no se cuenta con la experiencia suficiente, es mejor pensar en 6 meses o más.

     

    1. Preparar un presupuesto. En general los costos más altos son los del intermediario colocador, que representan entre el 2% y el 5% del total de la emisión, y corresponden principalmente a su intermediación financiera y asesoría, así como a la labor de sus asesores jurídicos. Una vez se ha elaborado el presupuesto, es necesario incorporarlo al análisis financiero de la compañía para decidir si el proyecto es viable o no. Es un error común que se subestimen los costos de emisión y la demanda por los títulos de la empresa.

     

    1. Obtener una calificación. Como parte del proceso de emisión de deuda, la compañía debe obtener una evaluación de su riesgo crediticio. De esto se encargan las agencias calificadoras.
    1. Preparar los documentos. Es importante considerar que este tipo de colocaciones no cuenta con requerimientos específicos sobre la documentación que se le entrega al inversionista. Por lo general los intermediarios buscarán apegarse a las mejores prácticas, y típicamente requieren por lo menos la preparación del balance general de los últimos dos años y el estado de resultados, patrimonio y flujos de efectivo de los últimos tres, auditados (sin salvedades), en inglés y en moneda local; y el prospecto de colocación, que es propiamente el documento de oferta y contiene información financiera y operativa, la descripción del negocio y otra información relevante para la toma de decisiones de los inversionistas.

     

    1. Due diligence. Es el proceso por el cual los intermediarios se aseguran de que los inversionistas cuenten con toda la información necesaria para tomar una decisión informada, y que ésta sea veraz. Consiste principalmente en indagaciones enfocadas a cubrir los riesgos de que la información en el prospecto de colocación y sus anexos puedan inducir a los potenciales inversionistas a un error en la toma de decisiones. El comfort letter, la carta que los intermediarios solicitan a los auditores, y en la que estos últimos describen su trabajo en relación con los estados financieros auditados y con el prospecto de colocación, juega un papel muy importante.

     

    1. Road Show. Consiste en una gira de trabajo por parte de la compañía y los intermediarios para acercarse a los potenciales inversionistas, presentar el prospecto preliminar, recoger sus impresiones y dar respuesta sus cuestionamientos.

     

    1. Pricing. Es el momento en el que se determina el precio de la oferta en función de lo que están dispuestos a pagar los inversionistas interesados. Este es el momento más crítico de todo el proceso ya que la compañía debe decidir si el volumen y el precio están o no dentro de sus expectativas.

     

    1. Closing. Es el momento en el que, habiendo aceptado el precio y el volumen, se emiten los valores, se entregan los documentos y se reciben los recursos de la colocación.

     

    Se recomienda a las compañías buscar el apoyo idóneo para lograr su objetivo de financiamiento mediante la emisión de una oferta privada de valores internacional, desde su planeación financiera hasta la presentación de los valores a los inversionistas en el mercado.

     

    Contenido elaborado por: Rafael Rodríguez, Socio KPMG en Colombia

    Sobre KPMG en Colombia

    Firma que presta servicios de Auditoría y Aseguramiento, Consultoría, Servicios Legales y Tributarios, Outsourcing en los diferentes sectores económicos del país: Infraestructura, Información, Comunicaciones y Entretenimiento, Mercado de consumo, Mercados industriales, Servicios Financieros, Seguros, Energía y Recursos Naturales, Gobierno y Salud. Para conocer más información visite kpmg.com.co o síganos en nuestras redes sociales.

    0 Likes
    304 Views

    You may also like

    Comments are closed.